Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes Castellón

Seguro que alguna vez estabas apurado, de camino al trabajo o a cualquier otro lugar y en el intento de sacar la llave de la cerradura de tu casa… esta se parte a la mitad. ¡Qué problema!

Pues bien, hay veces en que no necesariamente debemos recurrir a un profesional para solucionar cosas que a primera vista parecen complicadas, por supuesto que algunas veces es imposible resolver algunos problemas sin ayuda o sin conocimiento técnico.

Pero al menos vale la pena intentar reparar el inconveniente por uno mismo siempre y cuando no veamos ningún riesgo en ello.

Bien, lo primero sería encontrar cualquier objeto que creas que pueda ser útil para retirar la mitad rota que se encuentra dentro de la cerradura.

Algún de los objetos que podrían funcionar son: pinzas, alicate, cortaúñas, un pequeño palillo, etc… Estos objetos los puedes encontrar fácilmente en tu casa.

Con cualquier artefacto que sirva como pinza, tal vez, te sentirás más cómodo ya que solo debes intentar enganchar la llave y cuando veas que ya la tienes, tirar hacia afuera para sacarla.

También puedes intentar girar la parte que quedó dentro de la cerradura con una llave de repuesto, si es que la tienes. O si la parte que está dentro de la cerradura es lo suficiente larga, puedes intentar tomarla y retirarla cuidadosamente.

Una pequeña sierra también puede ser muy útil, ya que sus dientes pueden funcionar como agarre y así sacar, de manera más fácil, la parte rota que se encuentra dentro.

Hay quienes recomiendan untar algún tipo de pegamento en la parte rota de la llave que se encuentra afuera e intentar insertarla y unirla con la parte de adentro para que de esta manera, luego unos minutos, estas se unan y puedas retirarla.

Esto es un poco improbable que pase si la llave se encuentra muy atorada o si utilizas un pegamento de mala calidad, pero no cuesta nada intentar, solo procura no utilizar mucho pegamento ya que puede hacer desastres dentro de la cerradura y empeorar mucho más la situación y eso es justamente lo contrario a lo que queremos.

Si necesitas abrir la puerta inmediatamente porque estas apurado o por cualquier razón, intenta introducir un destornillador o un cuchillo que encaje en la cerradura y empieza a girar hacia los lados con cuidado.

Ok, si a estas alturas, después de mucho intentar, todavía no puedes abrir la cerradura o sacar la llave de adentro, puedes fácilmente romper una ven… espera, no, todavía no.

Creo que va siendo hora de llamar a un profesional enterado para sacarte del apuro.  Hay ocasiones, como mencioné anteriormente, en que no queda de otra y ya no vale la pena seguir intentando.

En este caso, si hace algo incorrecto, puedes terminar de dañar la cerradura y ahora si va a costarte mucho más reparar o reemplazar la pieza completa. Ya lo mejor es no arriesgarse.

A partir de ahora lo que queda como lección procurar hacer mantenimiento a las cerraduras para que no vuelva a ocurrir, por ejemplo, engrasando las entradas de vez en cuando para que las llaves se deslicen con más facilidad. También es bueno, siempre lo digo, utilizar el sentido común.

Es evidente que un accidente como este puede pasar si no tratas con delicadeza las cerraduras. Por más apurado que estés, si siempre intentas girar la llave con mucha fuerza o en la dirección equivocada, es probable que cosas como estas pasen.

Tampoco digo que te lo tomes muy en serio, solo que no hagas un uso inadecuado de las cosas, en ninguna situación, y menos en momentos que luego pueden pasarte factura como este.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!